Entrevista a Pedro José Muñoz, portavoz del PSOE en la Diputación Provincial de Ávila

«La Diputación debe repartir sus servicios por la provincia»

Político de gran experiencia y talla, Pedro José Muñoz traslada ahora su trabajo a la Diputación Provincial.
¿Qué balance se hace desde el PSOE del primer año de mandato en la Diputación Provincial?
El balance ha quedado marcado por la pandemia del Covid-19 y eso ha sido determinante en proyectos que estaban al menos pergeñados para echar andar. En la parte previa a la pandemia se habían puesto las bases para intentar buscar acuerdos, y la mayor de las expresiones de ese acuerdo fue precisamente el presupuestario. En esos presupuestos se diseñaron algunas cuestiones que tenían importancia e interés, como el despliegue del sistema de parques comarcales de extinción de incendios, una reivindicación histórica del PSOE, así como la puesta en marcha de proyectos consensuados para la provincia en materias que importan, sobre todo de servicios sociales, transportes o sanidad. Cuando estábamos en ello llegó la pandemia, que lo paró todo. A partir de ahí nosotros no hemos querido distinguir entre gobierno y oposición, porque no tenía sentido ninguno hacerlo, y nos hemos considerado todos miembros de la institución para atender a todos los municipios y sus ciudadanos. Se han invadido competencias que a lo mejor pertenecían a otras administraciones, pero la primera competencia de cualquiera que está en la vida pública es salvar vidas, que es lo que se ha intentado hacer.
¿De 0 a 10 qué nota le pondría al equipo de gobierno?
Descontado el tiempo de la pandemia, en el que yo creo que la nota debe ser conjunta y en el que todos los grupos han estado a la altura, en el resto tendría un aprobado por la capacidad de diálogo, pero tendría que progresar adecuadamente. Aprobado porque una vez que el PP pierde la mayoría absoluta tenía la opción de cerrarse a llevar una labor de gobierno con quién cerró el acuerdo aquí, que curiosamente es el partido de Ciudadanos sector que sí que pacta  con el PP, porque hay otro sector que no pacta con el PP, y gobernar desde esa mayoría, pero tuvo la habilidad necesaria para entender que eso no era suficiente, que no garantizaba proyectos de largo recorrido.
¿A su juicio la provincia ha mejorado en algo durante este año?
Si los municipios, en una situación como esta, han tenido una mayor capacidad inversora, eso es una mejora, y luego creo que se han iniciado proyectos de futuro, pero desde luego que queda muchísimo por hacer.
¿Ve que esté peor en algo?
Está peor en cuanto a los datos económicos, corregidos por la pandemia, en cuanto a la despoblación y en cuanto a la falta de fortalecer los servicios públicos esenciales, sanidad, educación y servicios sociales, pero también entiendo que esto tiene un factor de corrección, qué es el Pacto por la Recuperación Económica firmado por todas las fuerzas políticas de la Junta de Castilla y León. Yo anime desde el principio al secretario general de mi partido, a Luis Tudanca, a que llegase a un acuerdo y creo que hay que valorar positivamente esta decisión del PSOE porque siempre cuesta más al que está en la oposición el llegar acuerdo porque pierde una forma fácil que es la de hacer oposición sin alternativas. Ahora lo que tenemos que hacer es ver cómo encajamos este pacto en nuestra provincia y ahí la Diputación tiene que ser el revulsivo sobre el que se apoyen las propuestas que tengan que ver con Ávila, porque si no estamos ahí, las harán sin contar con la Diputación, y eso será peor porque se perderá el principio de cercanía.
¿En qué debería mejorar urgentemente?
La provincia tiene ahora que recuperarse de la epidemia, que ha tenido dos componentes en esta provincia que han hecho que haya tenido una mayor incidencia que en otras provincias del oeste de esta comunidad. Una es la cercanía Madrid y otra el factor propio del envejecimiento cuando la pandemia ha atacado fundamentalmente a la gente de más edad. Eso hecho que perdamos, primero y lo más grave, a una gran cantidad de gente para los cuales siempre hay que tener un recuerdo, y el mejor homenaje que podemos hacerles es estar todos unidos para hacer un planteamiento de provincia que ataque a lo que nos interesa. Tenemos que posicionar a esta provincia en diversas materias, sobre todo industrial y de servicios, y luego tenemos que hacer que la Diputación sea quien lleve a cabo el Pacto de Recuperación Económica.
¿Cómo considera que ha sido la gestión de la Diputación de la crisis sanitaria?
Aquí ya he dicho que no distingo entre equipo de gobierno y oposición. Creo que los grupos hemos  intentado estar a la altura, al menos el grupo socialista ahí no se ha considerado de oposición, sino que hemos estado dando iniciativas al presidente, que en la inmensa mayoría de las ocasiones las ha dado por buenas y luego las ha aplicado.
¿Dónde ve las claves para la recuperación económica de la provincia?
La recuperación económica de la provincia pasa por que la Diputación tenga un papel protagonista que ahora no lo está teniendo. En este momento creo que está teniendo un papel subsidiario y me duele. Me duele que el alcalde de Ávila venga este palacio provincial a decir qué tiene que hacer la Mesa del Ferrocarril o a poner las condiciones del Plan de Fomento. Creo que eso le corresponde hacerlo al presidente de la Diputación. Además, me parece que eso no es bueno. Creo que la institución debe tener autonomía propia y un perfil propio en la relación con el resto de las administraciones.
¿Cómo valora el Plan de Fomento que se está diseñando?
Es un plan que se centra en la capital y por lo tanto creo que tiene que ser apoyado por recursos del Ayuntamiento de Ávila y de la Junta de Castilla y León, en ningún caso de la Diputación, excepto lo que afecte a la parte que corresponde al municipio La Colilla. Lo que hace falta es un plan que pueda ser un punto de equilibrio en la provincia. No tiene mucho sentido que se hable de una apuesta por la agroalimentación en la ciudad cuando hay en la provincia infraestructuras industriales que podrían albergar ese tipo de cuestiones. A eso me remito cuando digo que el presidente de la Diputación, que es una persona leal con la que se puede trabajar, tiene que tener ese punto de reivindicación para poner los intereses de la provincia al servicio de una estrategia propia.
¿Qué papel cree que debe jugar la Diputación en esta recuperación?
Yo creo que en la Diputación habría que ser innovador, aunque eso signifique también ser rompedor y remueva estructuras. Me parece muy grave que con la pandemia los ayuntamientos pierdan el mandato en cuanto a capacidad inversora, y a su vez creo que hay algunas inversiones que teníamos que contemplar sin telarañas ideológicas. Por ejemplo, yo creo que una forma de intentar buscar un plan para nuestros municipios que no rompa el mandato de las corporaciones actuales podría ser el pensar en vender infraestructuras que tiene la Diputación. ¿Qué sentido tiene que la Universidad Católica tenga un convenio por 50 años firmado en el año 1997 para ocupar un edificio que es de la Diputación? ¿Qué vamos a hacer cuando nos lo devuelvan tras 50 años.? A lo mejor, el sentido que tiene sería la enajenación mediante un procedimiento de subasta al mejor postor aplicando la Ley de Patrimonio, con lo que se podría conseguir financiación. A lo mejor la Universidad Católica para tener una estructura de futuro pues le interesa comprar eso, y es más importante que los municipios, que es a los que nos debemos, recuperen ese dinero que se pueda invertir en un plan inversiones sometido a lo que de ahí se obtenga. Otra cuestión es qué sentido tiene que la Diputación tenga todos sus servicios en la capital si está para servir a la provincia. ¿Qué sentido tiene que estemos pagando un alquiler por el Organismo Autónomo de Recaudación en la capital? A  lo mejor había que llevar esas dependencias a uno o dos municipios de la provincia que además, no hay ninguna duda, que lo iban a facilitar sin tener que pagar alquileres. La ciudad ya tiene todo, y no tiene sentido que los servicios de la Diputación están todos en la ciudad, pero para eso tiene que haber una apuesta determinada y valiente del equipo de gobierno.

Por favor, síguenos: